versione accessibile
Ricerca nel sito
Cerca
 La diocesi » Informazioni Generali » Storia della Diocesi » La historia de la diócesis y de su camino pastoral  

La historia de la diócesis y de su camino pastoral    versione testuale
Facebook  Twitter  Technorati  Delicious  Yahoo Bookmark  Google Bookmark  Microsoft Live  Ok Notizie

Noto se erigió como Iglesia Episcopal y la Iglesia Madre como Catedral por el Papa Gregorio XVI a través de la bula "Gravissimum cuerdo munus" el 15 de mayo de 1844. Con este acto, Gregorio XVI dio a fondo el compromiso de su predecesor Pío VII, que quería aumentar el número de las diócesis de Sicilia, para facilitar el servicio pastoral de los obispos.

De hecho, el obispo de Noto que se esperaba desde el siglo XII, cuando Isimbardo Morengia, hizo señor de Noto por Federico II de Suabia, fundada el 20 de agosto de 1212, con la dote de cuatro feudos, el Monasterio Cisterciense de Santa Maria dell'Arco, pidiendo luego su transformación en Sede Episcopal. El emperador quiso aceptar los deseos de Morengia, pero los problemas de la Casa de Suabia y más tarde las turbulencias de los Angevins obstruyó el proyecto de convertir Noto en sede episcopal. Otorgada el título de "Ciudad" por Alfonso el Magnánimo el 27 de diciembre de 1432, en un momento de especial prestigio, por lo que diseñó un virrey en Niccolò Speciale, Noto pidió la bula que la converte en cabe diócesis el 14 de junio de 1433 al papa Eugenio IV y el 22 de enero de 1450 a Nicolás V gracias a la participación del abad de Noto, Giovanni Aurispa, su secretario apostólico. El noble Rinaldo Sortino obtuvo real cartas a favor del nuevo obispado en 1451 y en 1453, pero Monseñor Paul Santapan aragonés, obispo de Siracusa, hize cancelar por la Santa Sede todo, tambien porque el pastor de Noto fue también el canónico Cantor de la Catedral de Siracusa, asignado por el obispo Thomas Erbes en el Sínodo Diocesano de 1388.

Otras iniciativas se promovieron en la XVI, XVII y siglo XVIII. Los argumentos a favor de la nueva sede Episcopal eran diferentes; se expresó también la presencia de dos prestigiosos centros de la espiritualidad: la Abadía Benedictina de Santa Lucía del Mendola y la Abadía cisterciense de Santa María dell'Arco, que se consideraron en el momento como lugares significativos eclesiásticos. La ciudad de Noto fue también cape valle como a los otros dos existentes, Messina y Mazara, ya sede de los obispos. "Nuestro Reino, llamado Valle se divide en tres provincias separadas; con este fin se ha establecido, la ubicación de las sedes Episcopales de Val Demone y Val di Mazzara en sus respectivas capitales, como Messina y Mazzara; así, por lo tanto, parece exigir que en la tercera Valle aún hay una tercera sede Episcopal en su ciudad capital, si tenga precisamente la ciudad de Noto, una ciudad de constitución de los Principios Normandos" (cif. peroration de 1783).

Los obispos de Syracuse obstáculan siempre la realización de ese deseo, porque la Diócesis de Noto iba a extender su territorio, porque la Diócesis de Noto iba a extender su territorio. Sólo a mediados de 1800 Noto vio concretizar el viejo deseo. Como resultado de los disturbios que tuvieron lugar en Siracusa durante la epidemia de cólera, de hecho, Fernando II Borbón pidió la transferencia de la provincia en Noto. En esa ocasión, el Rey Fernando II pidió a la Santa Sede de fundar la Diócesis de Noto, también aprovechando el hecho de que el asiento del obispo de Siracusa estaba vacante por la muerte de Monseñor Giuseppe Amorelli el 13 de diciembre de 1840. En la nueva diócesis, además de Noto las concedieron, sustrayendolas a Siracusa, el municipio de Avola, Buccheri, Buscemi, Cassaro, Ferla, Giarratana, Modica, Pachino, Palazzolo Acreide, Pozzallo, Portopalo, Rosolini, y Scicli Spaccaforno (la actual Ispica).

El 24 de noviembre de 1844 el primer Obispo de Noto, Monseñor Giuseppe Menditto, tomó posesión en la Catedral. Monseñor Vincenzo Marolda, obispo de Trapani y delegado de la Santa Sede lee la bula de erección y los Decretos papales.

En 1856 la Santa Sede con el decreto "Peculiaribus" obtiene por el gobierno de Nápoles una reducción de las facultades de la Corte de la monarquía en favor de los obispos. Se coloca en esta etapa los tres primeros obispos de Noto: Giuseppe Menditto (1844-1849), Giovanni Battista Naselli (1851-1853) y Mario Mirone (1853-1864). Con el Concilio Vaticano I de 1870, de hecho, hay la disminución de la eclesiología regal y se adfirma la romana, mientras que los vínculos institucionales de la Iglesia de Sicilia se refuerzan con la Curia Vaticana. La brecha entre el Gobierno italiano y el Vaticano, sin embargo, impide el nombramiento de nuevos obispos en las sedes vacante de Sicilia, debido a que la Santa Sede quiere evitar que el nuevo gobierno reivindica el derecho a presentar candidatos, que significa perjudicar el derecho de la Iglesia en la colación libera de los obispos. Noto hasta ocho años tiene la sede vacante: desde 1864 hasta 1872. Sólo gracias a la ley de Guarentigie de 1871, fue nombrado el nuevo obispo: Monseñor Benedetto La Vecchia (1872-75).

A pesar de un acridity anti clerical - que tiene su pico en 1882 en el sexto centenario de las Vísperas sicilianas y que sitúa a los obispos sicilianos en una posición de no poder utilizar el Estado para la observancia de los preceptos y de la morale católica - la libertad en el campo pastoral es garantizada. En su carta colectiva a la conclusión de la Conferencia Episcopal siciliana, los obispos denuncian los males que amenazan a la compacidad moral y religiosa de la isla. El obispo de Noto, el Arzobispo Giovanni Blandini (1875-1913) - precursor de la democracia y de la renovación en el catolicismo en Italia - se define "perla del obispo siciliano" por León XIII, quien le puso el palio arzobispal "ad personam", el 25 junio de 1900.

Aproximadamente en 1910 se prefieren las formas de organización de los laicos católicos con prominentes formación religiosa como la Joventud Cattolica y los oratorios. El Papa San Pío X promueve catecismo y plaza la buena prensa. En plena guerra, en 1916, se celebró en Tindari la Conferencia Episcopal de Sicilia, siendo secretario el obispo de Noto, Monseñor Giuseppe Vizzini (1913-1935). Por él, la reforma religiosa es posible en un nivel espiritual. Los documentos del Primer Pleno del Consejo de Sicilia (Palermo, 1920) y el Primer Sínodo Diocesano (Noto, 5-7 de octubre de 1923) son el fruto de sus conocimientos jurídicos.

En 1955, cuando el Papa Pío XII creó la diócesis de Ragusa a través de la bula "Quam quam est" la ciudad de Giarratana pasè a la nueva diócesis, mientras Palazzolo Acreide, Buccheri, Buscemi, Cassaro y Ferla, pueblitos de montaña de Siracusa, regresaron a la diócesis de Siracusa.

En esta coyuntura hay el episcopado del obispo Angelo Calabretta (1936-1970), que se caracteriza por profundas raíces sobrenatural. El silencio de la oración es el secreto del éxito de su episcopado activo. Su sucesor, monseñor Salvatore Nicolosi (1970-1998), ha incrementado la realidad "Iglesia", en todas las dimensiones: de la evangelización a la comunión, de la adoración a Dios al servicio del hombre. Èl realiza en 1988 el hermanamiento con la joven diócesis de Butembo-Beni (República Democrática del Congo), y celebra el Segundo Sínodo Diocesano (1995-1996).

Entre los muchos logros del fructífero servicio episcopal del obispo Giuseppe Malandrino (1998-2007), sin embargo, recordamos a la Misión popular permanente, como resultado del Gran Jubileo del 2000, la visita pastoral (2003-2006) y la feliz reapertura, el 18 de junio de 2007, de la reconstruida Catedral.
 
Giovedģ 20 Marzo 2008
Copyright Diocesi di Noto 2008 - Credits